Noticias

El vino como inspirador de la literatura popular

Posted in: Prensa

El pasado jueves, día 4 de junio, tuvo lugar en el Palacio de Congresos de Torremolinos, dentro del evento salón Internacional de Turismo EUROAL 2015, una conferencia del catedrático de Lengua y Literatura Española y miembro de la Academia Gastronómica de Málaga, D. Juan Benítez Sánchez sobre: “El vino como inspirador de la literatura popular”.

El conferenciante, que empezó la charla cuando todos los asistentes, empezando por él y su presentador, el Presidente de la academia gastronómica de Málaga, saboreaban un buen ron facilitado por el Director del Salón, D. Luis Callejón, nos sorprendió a todos los asistentes cantado las coplas que siempre se suelen cantar cuando uno está un poco bebido: “El vino que tiene asunción”, “Cuándo yo me muera” y “los estudiantes navarros”.

Luego fue enumerando algunas de la tradiciones acerca del vino: “El vino, fuente de inspiración”, “El vino como estímulo de la salud y remedio de todas las enfermedades”, “El vino como antídoto de las malas afecciones del alma”, para centrarse en la primera: “El vino como inspirador de la literatura popular.”

Siguió exponiendo el concepto de brindis y cómo el vino ha inspirado la invención de muchos de ellos, para continuar leyendo alguno. Numerosos brindis, algunos conocidos, otros no; algunos fáciles, otros complicados; algunos cristianos, otros irreverentes, etc. Ocasionando gran interés entre el público.

A continuación leyó algunos acertijos sobre el vino, graciosos y humorísticos.

Después, hizo mención a los más de un centenar de refranes, que son la expresión de la sabiduría y de la filosofía popular, que tenía recopilados acerca del vino y leyendo algunos de ellos.

Pero la base de su conferencia fuero las coplas populares que se inventaron en los bailes de corro o rueda –en otros sitios llamados de candil, cortijeros, molineros, churripampas, etc.- cantando muchas de ellas y explicando la situación en la que fueron creadas y para qué se crearon y el porqué se conservaron.

Terminó su charla con la lectura de algunos poemas arábigo-andaluces sobre el vino y con el poema “Embriagaos” de Boudelair.

Fue muy aplaudido y felicitado por el público asistente.

Deja un comentario