Premios José Meliá 2015

El pasado viernes, día 29 de mayo, tuvo lugar la tradicional comida de la Academia Gastronómica de Málaga, que se suele reunir el último viernes de cada mes, pero que en esta ocasión tenía un motivo especial: La entrega de premios D. José Meliá Sinisterra, que anualmente otorga a tres hoteles: Uno de la costa, otro del Interior y otro de Málaga, capital.

En esta ocasión, los premiados fueron: Marbella Club Hotel , de Marbella, Molino del Arco, de Ronda y Vincci Posada del Patio, de Málaga capital.

La comida se celebró, como ya viene siendo habitual, en el Hotel Meliá Costa del Sol con un menú de degustación con los siguientes platos:

Aperitivos:
Almendras tostadas al Wasbi, aceitunas aloreñas con aliño de harissa, langostinos en tempura de curri, boquerón y kimchi. Muy buenos aperitivos regados con buena cerveza, manzanilla, fino, tinto o cualquier otra bebida a gusto de los invitados. Los comensales, de pie, degustaron estos aperitivos mientras departían con los compañeros de la academia e invitados, aunque todo echamos de menos el extraordinario jamón ibérico y queso manchego de otros años. Acostumbrar a los comensales a un buen aperitivo trae las consecuencias de añorarlo cuando no se les sirve. Esperemos que en años próximos vuelva esta sana costumbre.

Menú:
Foi micuit con manzana verde y textura de vino de Ronda:
Buen plato, con contraste de sabores y muy interesante, aunque por poner algo negativo, excesiva tierra, así le llaman los expertos a la textura, aunque muy bien presentado y de gran paladar.
Caldito de Pintarroja con Vermicelli de choco y verduras:
Plato malagueño por excelencia, cumpliéndose así una de las finalidades de la Academia: Defender la gastronomía de Málaga y provincia. Buen plato, aunque se le echó de menos la patata y de ahí el subido sabor que lo hubiese evitado de haberse servido con este tubérculo. Interesante la terminación en mesa y el hecho de traerlo totalmente elaborado de la cocina.
Sorbete de mojito:
Muy original esa mezcla de dos texturas: Sorbete y de hierbabuena. Muy agradable y bueno para cambiar de plato.
Chivo lechal en dos cocciones con guarnición de higos y berenjenas:
De nuevo plato malagueño, bien elaborado, muy bien servido, muy agradable al paladar y que, pese a que no es aún época de higos y berenjenas, se degustaba con satisfacción.
Meliá cake, de nuestro pastelero, con su helado:
Magnífico postre, también original y que demuestra la buena repostería que se sirve en el restaurante de este hotel.
Café, tejas y mignardises:

Buena manera de terminar una agradable comida.

Todos los paltos estuvieron muy bien maridados por los vinos servidos: Blanco alborada Verdejo, tinto Azpilicueta crianza y moscatel dulce Lacrimae Cristi. Todos de extraordinario sabor, en su punto de degustación y servido a tiempo.

Muy buen servicio, extraordinario salón con vistas tan agradables al mar y un clima adecuado completaron esta magnífica comida.

Deja un comentario