Entrega de premios de la Academia Gastronómica de Málaga: “Por más momentos de gloria en hostelería”

El Palacio del Limonar, en Málaga capital, ha sido el escenario elegido para hacer entrega de los Premios de la Academia Gastronómica de Málaga 2020, unos galardones que esta edición cobran un sentido y una fuerza especial. En primer lugar por el complicado año que ha vivido el sector hostelero. En segundo lugar, porque como su presidente Manolo Tornay apuntaba “por fin podemos volver a celebrar” en alusión a este evento que, según sus palabras, ha sido “un respaldo necesario a un sector especialmente castigado pero que gracias a los grandísimos profesionales que tiene continuará dándonos momentos de gloria”.

La gala contó con el respaldo de las administraciones, con la presencia del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y con la participación del Presidente y Vicepresidente Primero de la Diputación, Francisco Salado y Juan Carlos Maldonado, siendo conducida por la periodista y fundadora del Club Kilómetro 0 Esperanza Peláez Navarrete. Como era de esperar, en la velada se han mantenido las medidas de seguridad recomendadas y se ha controlado el aforo para adaptarse a la actual situación, un buen ejemplo de las buenas praxis que han estado caracterizando a los negocios hosteleros desde que terminara el confinamiento y comenzara a permitirse la reapertura de establecimientos.

Los galardonados en esta convocatoria han sido Carlos Mateos, editor de GURMÉ Málaga y coautor del libro ‘Templos del Producto’, Premio Enrique Mapelli a la crítica y difusión nacional 2020, que no pudo acudir a recoger este reconocimiento y en cuyo nombre acudió Pepe Simón, de Dehesa de los Monteros. En la AGM han querido destacar “su capacidad de ejercer una labor de divulgación de la gastronomía local desde la independencia, el rigor y el conocimiento, pero dando espacio al disfrute, al humor y al hedonismo en sus publicaciones.”

El Premio José Luis Barrionuevo al Mejor Restaurante fue para Kaleja (Málaga), de Dani Carnero, que se mostró muy agradecido y dedicó el premio a “Miki Manzanares”, su segundo de a bordo en cocina. El Premio Paul Schiff al Mejor Chef ha recaído en Miguel Palma, que en menos de un año ha convertido La Taberna de Mike Palmer en lugar de peregrinación. Cocina de producto que sorprende al que se sienta a su mesa por los matices, sabores y juegos que han caracterizado al cocinero desde sus inicios y que lo han consolidado como uno de los grandes profesionales malagueños del panorama gastronómico.

El Premio Antonio Espinosa a Una Vida Dedicada al Turismo y la Gastronomía distingue la labor de Gonzalo Ramírez, fundador y propietario del Grupo Gorki junto a Luis Higueras; miembro fundacional de la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo, agricultor y hostelero, que no solo ha mantenido a lo largo de los años el compromiso con la calidad en todos sus restaurantes, sino la capacidad de anticipar las tendencias gastronómicas e innovar en sus propuestas.

El Premio Santiago Domínguez al Mejor Restaurante de Cocina Tradicional ha correspondido a la Venta los Atanores, del Valle de Abdalajís, restaurante familiar de larga trayectoria. Desde su privilegiada ubicación en uno de los paisajes de interior más sorprendentes de la provincia, rinde homenaje a la cocina de cuchara, el chivo lechal, el guiso y los productos de su entorno.

Finalmente, el premio Antonio García del Valle al Mejor Merendero-Chiringuito, ha sido para El Parador Playa, de Benalmádena Costa, por la conjunción de belleza de la ubicación, y armonía de la arquitectura y decoración con el entorno. En la Academia ponen igualmente el valor su “compromiso con la sostenibilidad y la honestidad en la selección del producto, la búsqueda de la excelencia en el servicio de sala y bodega, y por la audacia y respeto a la materia prima y la tradición de su jefe de cocina y segunda generación al frente del negocio, Francisco Muñoz.”

Por Redacción, 19 de mayo de 2021