Bodega Cortijo de los Aguilares

+34 952 874 457

Puente de la Ventilla, Ctra. Ronda Campillos, Km. 35

29400 Ronda, Málaga, España

 

visitas@cortijolosaguilares.com

bodega@cortijolosaguilares.com

Su filosofía

Cortijo los Aguilares es una bodega familiar situada en un enclave vitícola excepcional, la Serranía de Ronda (Málaga), a 5 km de Ronda.

La esencia de la filosofía de vinificación de esta bodega está basada en el respeto al terruño, en alianza con la más avanzada tecnología al servicio de la tradición.

La finca es un encinar de 800 hectáreas, de las cuales 25 ha están dedicadas al cultivo de la vid. El resto es un paisaje imponente de encinas centenarias y monte bajo, que constituyen un entorno perfecto para la viña.

A más de 900 metros de altitud y en un entorno incomparable, con las Sierras de las Nieves y Grazalema de fondo, se genera un microclima muy especial que nos permite cultivar una gran diversidad de variedades.

Son miembros de la asociación Grande Pagos de España, con la que pretenden proteger la cultura del vino de Pago, produciendo vinos reflejando la personalidad del terruño de la Serranía de Ronda y promocionando este concepto de vino de calidad.

Cortijo Los Aguilares pertenece también a la Denominación De Origen “Sierras De Málaga” donde conviven cuatro áreas de producción y la sub-zona de la Serranía de Ronda cuyo clima, ubicación y terreno le ha convertido en un lugar ideal para la producción de vino de alta calidad.

Entre sus marcas de vino destacan, además de sus monovarietales de garnacha, graciano o pinot noir, Pago El Espino, Tadeo o Tadeo Tinaja.

 

 

 

 

En cuanto a sus viñedos, las generosas lluvias – hasta 800/900 mm – y la importante amplitud térmica entre el día y la noche que puede alcanzar hasta los 20ºC de diferencia, permiten preservar la acidez de la uva y proporcionan una lenta maduración.

El suelo, arcilloso y con abundante piedra caliza, retiene la humedad de las precipitaciones y favorece la resistencia de la planta al rigor del verano.

Cultivan una gran diversidad de variedades – Pinot Noir, Petit Verdot, Tempranillo, Garnacha, Syrah, Cabernet Sauvignon, Merlot y Graciano. Plantadas en 1999 y 2014 y repartidas en cuatro parcelas, estas variedades se han adaptado perfectamente al terruño de la zona, dando una expresión muy singular en cada caso.

Trabajan sólo con uvas de cosecha propia, certificadas en ecológico por el CAAE desde hace años. La mayoría de las intervenciones en el viñedo se hacen a mano, incluyendo la vendimia, y se realiza un estricto control de los rendimientos para conseguir uvas de máxima calidad.

Trabajan sólo con uvas de cosecha propia, que recogen a mano en cajas pequeñas por la mañana. Pasan las 24 primeras horas en una cámara frigorífica (2ºC) para reducir al mínimo los aportes de sulfitos, y protegerlas de posibles oxidaciones.
La fermentación se hace en tanques de hormigón y acero inoxidable, buscando la mayor expresión aromática de las variedades que se vinifican por separado y que siguen una vinificación por gravedad.
La crianza se lleva a cabo exclusivamente en barricas de roble francés y grano fino que se utilizan sólo 4 o 5 años. Desde 2015, la bodega experimenta crianza en tinajas de arcilla para la elaboración de nuevos vinos.

 

 

 

Más productores