Conchas finas

La Concha de la Costa o conchas finas. Es una especie de almeja gigante que se puede consumir en su mayoría cruda o al natural. Y supone una sensación peculiar de mar, para el paladar de cada consumidor. La carne es blanca y rojiza, a veces anaranjada. 

Origen

Estos moluscos se dan mucho en el litoral malagueño, en concreto, en Fuengirola. Es un molusco de tamaño grande en comparación con otras almejas, pudiendo alcanzar tamaños de 8 a 10 cm. 

Peculiaridades

El secreto de su sabor está en la frescura de su carne. Una concha fina solo será de calidad y podrá consumirse si está viva, es decir, si la lengua se mueve. Un buen truco para saber si lo están es darles un toque en la concha o echarles un chorrito de limón antes de consumirlas. Si la lengua se mueve, entonces la frescura está garantizada.

Lo importante es saber que mientras menos horas pasen desde su captura hasta su consumo, más frescas estarán y, por tanto, las propiedades y el sabor serán mayores, de ahí la importancia de que sean consumidas lo antes posible. 

Ingredientes y receta

Las conchas finas cuentan con un sabor de mar inconfundible, que transporta a cualquier persona con la sensación que provoca el mar.

Es habitual encontrarlas al natural, al pil pil o a la plancha. Otra manera es añadiéndole un poco de salsa brava, a la cual se le incorpora antes vino blanco, ajo, aceite y un poco de kétchup o tabasco si se quiere un punto final bien picante.

Para esta preparación, será al natural, que es lo que la mayoría lo prefiere. 

Necesitarás:

  • 6 conchas finas de la bahía de Málaga
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Limón
  • Aceite de olivo (opcional)

 

Antes de abrirlas, se aconseja darles un golpe para que el molusco se contraiga y quede mejor repartido en la concha. Es importante no pasarlos por el grifo. Las conchas apenas acumulan arena en su interior, pero se pasan por agua fría, y luego en un recipiente con agua salada para que puedan echar algún resto de arena, así conservará toda su intensidad del sabor de mar.

Al abrirla hay que quitar la parte verdosa que la recubre y la telilla marrón que hay debajo, se enjuaga en agua salada.

Una vez limpias, se colocan en un plato, y les añadirás un poco de sal, una pizca de pimienta negra recién molida, unas gotas de limón recién exprimido y si se desea unas gotitas de aceite de olivo. 

10 establecimientos donde probar las conchas finas: 

  • Antigua Casa de Guardia
  • Mercado de Atarazanas
  • Restaurante Los Mellizos
  • La Campana
  • Taberna La Biznaga
  • Marisquería La Mayor
  • Freiduría Marisquería Chupytira
  • Restaurante Santiago
  • Lobito de Mar
  • El Yantar
  • Marisquería Casa Paco