Asador Don Joaquín

Cocina de autor

Se trata de un asador tradicional ubicado en Pizarra, un municipio del Valle del Guadalhorce, especializado en platos tradicionales, carnes y asados en horno de leña de encina.

El Asador Don Joaquín que se encuentra entre Pizarra y Álora, tiene como filosofía el tener muy presentes la economía de proximidad basada en la fértil huerta del valle, así como otras joyas de la gastronomía castellana.

Al frente de este negocio está Flores Postigo, quien elabora guisos tradicionales, al que le acompañan Juan Gómez, maestro asador y Diego Manceras que realiza otros platos de carta. Este trío ha logrado entrar en los restaurantes más top de carne de la provincia gracias a la calidad de la materia prima y que nunca ha dejado de lado sus raíces gastronómicas.

De este manera, en este establecimiento, que además cuenta con un hostal, se pueden comer platos que rinden culto a la huerta de la zona y otros productos malagueño como sus famosas morcillas de matanza de Zalea con fritura de tomate del Valle del Guadalhorce -clásico que no puede salir de carta-; la calabaza frita con bacalao, cebolla y huevo; los puerros gratinados con salsa holandesa; las croquetas de rabo de toro o el codillo de cerdo a baja temperatura con salsa de su propio jugo sobre un puré de zanahoria a la vainilla.

En cuanto a sus brasas, por ellas pasan carnes maduras como Simmental alemana, vaca Charolesa o de Charra.

Aunque un factor determinante para que el comensal repita una y otra vez, además de la calidad de sus propuestas, es su programa de jornadas gastronómicas en torno a distintos tipos de carnes.

Un buen ejemplo son las Jornadas Gastronómicas del Lechazo Asado y las Setas de Castilla y León en las sirven platos como: cuarto de cordero lechal asado con sello IGP Lechazo de Castilla y León; risotto de setas con parmesano; tallarines de sepia al pesto con setas y langostinos; boletus de temporada o salteado de setas variadas.

También rinden culto a un clásico de la gastronomía española con sus Jornadas Segovianas con el cochinillo segoviano asado en horno de leña de encina como protagonista, al que acompañan otros entrantes y platos de esta provincia.

Su homenaje a tierras castellanas se completa con sus ya tradicionales Jornadas del Pincho de Traspinedo. Piezas de lechal asadas a las brasas previamente adobadas.

Por último, también realizan sus Jornadas Gastronómicas de Chivo Lechal Malagueño en el que preparan varios platos con este manjar malacitano, siempre certificado -como todas sus carnes-, con los que elaboran una semiesfera de chivo y piñones sobre pure ligero de patata y queso de cabra; caldereta o paté de chivo con confitura de pimientos. En estas jornadas, también invitan a cocineros que habitualmente tratan este producto en sus cartas para que lo elaboren en el asador.

Más restaurantes