Casa de Botes

Tapas y raciones de cocina internacional

En el moderno y renovado barrio del Soho de la capital malagueña se instaló hace no muchos años un bar que hace esquina en una calle peatonal cuyos platos marineros han hecho peregrinar a los enamorados del mar.

Su propietario es Álvaro Olea y lejos de cerrarse sólo en la costa malacitana ha apostado por hacer un recorrido por los mares que bañan España. Así, igual presenta un gazpachuelo marinero que un bogavante frito con patatas, huevos y pimientos, receta adaptada de un clásico de las Islas Baleares.

Casa de Botes estaba ubicada inicialmente en el puerto de Málaga, tras perder la concesión se fue al Soho y eso fue el salto definitivo para su fama. Ahora cuentan con un local de dos plantas. Abajo una pequeña barra y una terraza que bordea su fachada. Arriba un salón grande con mesas bajas.

De su pequeña cocina salen grandes platos muy aclamados. En su concepto gastronómico caben guisos marineros muy atrevidos y platos marengos creativos que se alejan de la clásica oferta de una marisquería o local de pescado frito típicos de Málaga.

Pese a que no siguen los preceptos gastronómicos malagueños por antonomasia, sí es cierto que están muy ligados a la materia prima tanto de la costa malacitana como de los productos de huerta de la provincia. Buen ejemplo de ello son los camarones de estero, huevos coinos con papada ibérica y piparras del Valle del Guadalhorce. Conchas finas, gambas, bolos y pescados de la bahía de Málaga nunca faltan.

Sin embargo, su carta está tan viva como el mar y los platos cambian. También se recomienda ojear las sugerencias.

En el apartado de cuchara el comensal encuentra los clásicos malagueños como el gazpachuelo y el caldo de pintarroja que presentan con alta calidad.

Pero como en este restaurante los guisos no tienen límites se pueden encontrar propuestas tan originales como los callos con chopitos de la caleta; lentejas con chopitos y púlpito, pulpo en escabeche o con garbanzos, por citar unos ejemplos.

Una de sus especialidades son los arroces. Arroz con jibia, boquerones fritos y hierbabuena es un clásico en ellos muy demandado, pero por sus fogones desfilan una gran variedad como el arroz con ortiguillas; arroz caldoso con bogavante; el caldoso con langostinos y carabineros; el negro o los fideos tostados con langostinos y huevas de merluza.

Otros platos que también se salen de la tónica general y que son muy afamados son sus migas marineras con gambas cristal y sus archiconocidos torreznos de morena con alioli de perejil.

Para tapear, además de las clásicas rusa, croquetas o berenjenas fritas con miel de caña, son buenas opciones el escabeche de ortiguilla atemperada con huevas de bogavante y de quisquillas, o simplemente fritas, y los mejillones en escabeche patatas chips hechos en casa.

Su maridaje no baja la calidad ni las opciones ya que cuentan con una cava con más de doscientas referencias de vinos.

Más restaurantes